Enredados

Una fina tela de araña

arde y duele

dentro de mi corazón.

 

En cada hilo

amor,

odio,

no se mueven

y sólo esperan

el triste final.

 

Una viuda negra

de mirada falaz

los envuelve.

 

Los sentimientos mueren

devorados por el destino

la suave seda

me hizo olvidar.

BIG BANG

Vienen recuerdos a mi mente

los mismos de siempre

que me mienten,

ya cerca de la muerte,

abogados injustos

que me hacen olvidar.

 

La Fiebre

calienta mis pensamientos

hasta quemarlos

y hacerlos volar;

me hace sentir insano

ya no me siento preso

necesito menos espacio,

más pequeño,

donde acurrucarme solo

combinarme en incesto

mi carne, mis huesos

en una masa,

un punto deforme,

hasta poder estallar.

Quiero infamia

Quiero escribir

una inspiración vana,

quiero DECIR

si mi mente no cesa

si no se envanece

en una llamada desierta.

 

Un etéreo numen

BAJA

a la mente,

al instinto

MÁS

no puede

llegaría a la inteligencia.

Si se envanece

todo,

INFAMIA,

si no hay nada

y esta lleno

todo el pensamiento

tal vez yo no escriba.

Mi última morada

Dicen que no hay grillos

sobre las esteras,

sobre las estrellas,

dicen que ya no viven

en su ruido infernal.

 

Ya no se escuchan lamentos

en la cama,

(bajo ella);

ya no hay quejidos

sin amor,

sin dolor,

no basta,

el silencio.

 

La estera quedo sola,

la estrella,

la casa también

(impávida)

el sol en el cielo

mientras solo queda nada

como si no bastara

la soledad,

el silencio

y es este vacío

mi última morada.

SPLEEN (visiones sin ideal)

Visiones borrosas

del alma en el espejo

empañado por el tedio

¿hastío?

¿aburrimiento?

solo la respuesta

de ininterrumpida inocencia

que cansa más

¡más¡

que la corrupción.

 

Visiones que se escapan

detrás del agua

para ver mi rostro

quizá deforme ()

bajo las vulvas

reflejo de pura perfección.

 

Visiones tan solo eso

como la poesía

¿cuando nos vemos?

en un espejo / ojepse un ne

nuestros rostros borrosos

se convierten en realidad.

Ave caja negra

La música altisonante

el pájaro canta

desde la caja negra.

 

La lluvia vigía

de un recuerdo

golpea

la voz del ave,

del hombre

desde profundas redes

de la oscura

caja negra.

 

El tiempo se vierte

entre las tristes suciedades

del alma agonizante,

el ave

que sorda

picotea al hombre

en su cárcel

y a todo nos deleita

su sufrimiento,

están perdidos

muy dentro

en la cárcel del viento

la caja negra.

 

La misma calaña

“El ladrón cree que todos son de su misma calaña”. Es una frase que ha trascendido épocas y ha sido siempre usada por la gente “honesta” que nunca ha robado y se muestra indignada por la corrupción irremediable del mundo. Porque ellos son puros.

 

Pero porque hablar solo del robo, si actualmente tenemos un sin fin de delitos condenados: drogas, azar, alcoholismo, perversión; podemos sentirnos realmente viciosos. Pero hay algo quedo petrificado aun en la actualidad, la misma gente moralista y de “fama intachable y llena de pensamientos puristas” muestra su total indignación y asco ante cualquiera de estas palabras. Es inmoral. Vade retro. … (continúa en trabajos largos)